martes, 7 de agosto de 2007

Osvaldo y Coca, campeones de tango de salón 2004

Este fin de semana en Aquézar, "el adiós de Donato" irá dedicado para ellos.
Su paso por nuestra escuela La Galería del Tango, marcó un antes y un después en nuestro modo de interpretar y bailar el tango..
Un bonito recuerdo de una pareja entrañable, humilde, cariñosa y sobre todo cercana.
Osvaldo y Coca.

2 comentarios:

Café Domínguez dijo...

Que maravilla, Osvaldo y Coca han marcado un antes y un después en nosotros, creo que lo realmente maravilloso de los maestros está en la forma de sentir y de vivir tan intensamente el tango. LLegando a tratarlo como si fuera palpable, frágil, como a un hijo... es francamente maravilloso.

Eduardo Cruces dijo...

Grandes como artistas y grandes como personas!!!
Después de verlos bailar no tendreís mas remedio que "intentar" seguir sus pasos, solamente para poder llegar a transmitir, experimentar o expresar tal cantidad de sentimiento.