miércoles, 30 de enero de 2008

Pablo Villarraza y Dana Frígoli

No dejan de impresionarme cada vez que veo una actuación suya, Pablo Villarraza y Dana Frigoli, representan en el panorama internacional del tango, la expresión más innovadora desde mi punto de vista, del tango argentino llevado al extremo.
La disociación de la pareja al bailar hace que sus movimientos, coordinados a la vez que inmensamente expresivos, con un toque de sensualidad, hacen de esta joven pareja de baile, un espectáculo digno de ver.
Es magnífica la fluidez con la que se mueven al unísono, hace que parezca realmente que son una misma persona en el escenario.
Innovadores en su modo de expresarse sobre un escenario y bajo el ritmo de cualquier tango, crearon su escuela en Buenos Aires, DNI Tango en el año 2005, llevando ya más de 5 años trabajando muy duro para lograr este ambicioso proyecto.
Ambos pertenecen Cuadro de Jóvenes de la Academia Nacional de Tango y artistas de formación integral consolidaron su trayectoria en diversas compañías de primer nivel. Formaron parte de los espectáculos Tanguera, Tango Love and sex, Reliquias Porteñas, Malevo Evolution Tango (Tango electrónico), Tango Fatal, Postales de Tango, en todos tuvieron participación en el diseño coreográfico y en este último en la totalidad de su autoría.

Han compartido escenario con las orquestas más renombradas de la actualidad, El arranque, Color Tango, Los Reyes del tango, etc.
Bailaron en los salones porteños más prestigiosos, Sunderland, Canning, El Beso, Torcuato Tasso, La viruta, y han participado en películas como "Diarios de Motocicleta".
Han recorrido países de todo el mundo, habiendo participado en prestigiosos festivales y workshops en Alemania, Japón, China, Italia, Canadá, Chile, Grecia, Turquía, Rusia, Inglaterra, Dinamarca, Francia, Bélgica, Corea, Portugal, España,...
Jóvenes, diferentes, innovadores, especiales...Pablo y Dana, pareja de baile, y pareja en la vida real, con los cuales tuve la oportunidad de coincidir en Buenos Aires el pasado Noviembre 2006, y tomar clases en su academia, nos dejan joyas de este calibre para disfrutar y relajarse viéndolos flotar en su caminada...







jueves, 24 de enero de 2008

Barrios de Buenos Aires, la Boca

Vamos a realizar en estos días un recorrido por la ciudad de Buenos Aires, recorriendo cada uno de sus barrios más emblemáticos y adentrándonos en sus rincones más pintorescos e insólitos.

Después de mi estancia en Buenos Aires el mes de Noviembre del 2007, me quedan numerosos recuerdos imborrables de los que guardo un gran cariño, y por supuesto cientos de fotos.

Os ire contando poco a poco algo de historia y publicaré también alguna de mis fotos preferidas.

Voy a comenzar con el Barrio de la Boca.

La Boca es un barrio de gente trabajadora, con vocación marinera, de calles irregulares y de veredas altas que resguardan las viviendas de eventuales inundaciones. Algunas de sus casas son de madera y cinc, otras de chapa y pintadas con colores muy intensos, los conocidos “Conventillos”. Es un barrio diferente al resto de Buenos Aires, siendo una zona de inmigrantes donde es posible encontrar comunidades de italianos, griegos, yugoslavos y turcos.


Los habitantes de La Boca fueron siempre divertidos, ruidosos y melancólicos.
En el barrio han nacido cantores, músicos, poetas y artistas plásticos, muchos de los cuales han ocupado lugares relevantes en la preferencia popular.


La Boca tiene una zona de actividades portuarias que es la correspondiente a la ribera, la que se divide en dos tramos: Ribera del Riachuelo y la Dársena Sur Portuaria.


La primera posee galpones, depósitos y talleres pertenecientes a empresas que aprovechan las cercanías del ferrocarril para transportar su mercadería. La zona más visitada es la Vuelta de Rocha, recodo del Riachuelo, que se asemeja a un pequeño estuario. En su costa se encuentra el viejo "Vapor de la Carrera" embarcación que unía diariamente las ciudades de Buenos Aires con Montevideo, hoy transformado en una tienda de regalos, antigüedades y restaurantes.


En las inmediaciones se encuentran los puentes Nicolás Avellaneda, recorrido permanentemente por un intenso tránsito automotor y el antiguo trasbordador de hierro construido a principios del siglo XX que se encuentra fuera de funcionamiento, cuya imagen representa al barrio.
La Dársena Sur es una prolongación artificial del Riachuelo, y es el lugar donde atracan las embarcaciones que transportan pasajeros a Uruguay.



La calle Necochea es famosa por sus cantinas, bares y fondas, donde se come exquisita comida italiana, con música y bailes. En las calles Brandsen y Suárez se encuentran las cantinas especializadas en pastas y mariscos, que atraen a los turistas hasta altas horas de la noche.


La calle Caminito es el lugar más preciado de La Boca. De apenas 100 metros de longitud, con calles de adoquines, murales, cerámicas y distintos adornos, es un paseo peatonal que recrea a los antiguos conventillos pintados de colores vivos y con la ropa tendida en sus ventanas. Por esta calle transitó Juan de Dios Filiberto, quien luego escribió el tango que lleva su nombre.


La iniciativa de ponerle "Caminito" a la calle surgió de su amigo el artista Benito Quinquela Martín.
Sobre esta calle se ubican artistas y artesanos que vender pinturas y souvenirs con temas alusivos al tango y al barrio. También es una zona donde se concentran artistas callejeros representando personajes locales que cantan tangos famosos acompañados por una guitarra o un bandoneón como así también parejas bailando un tango. Es una calle turística, no solo visitada por los extranjeros, sino por argentinos de todo el país.


El Club Atlético Boca Juniors, ubicado en Brandsen 805 es uno de los clubes de fútbol más importantes del país y fue fundado por cinco jóvenes habitantes del barrio de la Boca en 1905.

El nombre de la institución fue tomado directamente del barrio, pero se le agregó la palabra "Juniors" que le daba a la denominación algo más de prestigio, contrastando con la fama de "barrio difícil" que se había ganado la Boca por aquel entonces. Choca esto con la miseria y pobreza que se respira en general es sus calles menos conocidas, donde cualquier rincón es válido para que un grupo de chavales recuerden junto a un balón su ídolo, Diego Armando Maradona.


Os dejo con un recorrido algo más visual...a ritmo de tango!



jueves, 17 de enero de 2008

Los Mareados, por la gata Varela

Rara..

como encendida

te hallé bebiendo

linda y fatal...

Bebías

y en el fragor del champán,

loca, reías por no llorar...

Pena

Me dio encontrarte

pues al mirarte

yo vi brillar

tus ojos

con un eléctrico ardor,

tus bellos ojos que tanto adoré...

Esta noche, amiga mía,

el alcohol nos ha embriagado...

¡Qué importa que se rían

y nos llamen los mareados!

Cada cual tiene sus penas

y nosotros las tenemos...

Esta noche beberemos

porque ya no volveremosa vernos más...

Hoy vas a entrar en mi pasado,

en el pasado de mi vida...

Tres cosas lleva mi alma herida:

amor... pesar... dolor...

Hoy vas a entrar en mi pasado

y hoy nuevas sendas tomaremos...

¡Qué grande ha sido nuestro amor!...

Y, sin embargo, ¡ay!,

mirá lo que quedó...



miércoles, 16 de enero de 2008

Astor Piazzolla, un compositor diferente al resto, un genio


Astor Pantaleón Piazzolla, nacido el 11 de marzo de 1921 en la ciudad de Mar del Plata, pasó la infancia entre Buenos Aires y Nueva York - más en la segunda ciudad que en la primera. Empezó a estudiar música a los 9 años en los Estados Unidos, dando continuidad en Buenos Aires y en Europa. En 1935 tuvo un encuentro casi místico con Carlos Gardel, al participar como extra en el film El Día que me Quieras.

Su carrera comienza verdaderamente al participar como bandeonista en la orquesta de Aníbal Troilo. En 1952 gana una beca del gobierno francés para estudiar con Nadia Boulanger, quien lo incentivó a seguir su propio estilo. En 1955 Astor vuelve a casa y forma el Octeto Buenos Aires. Su seleccionado de músicos - en un experiencia similar a la jazzística norteamericana de Gerry Mulligan - termina por delinear arreglos atrevidos y timbres poco habituales para el tango, como la introducción de la guitarra eléctrica.

La presencia de Astor generó de entrada resquemores, envidia y admiración entre la comunidad tanguera. En los años '60 Piazzolla debió salir a defender a golpes de puño su música, avasallada por las fuertes críticas. La controversia iba a propósito de si su música era tango o no, a tal punto que Astor tuvo que llamarla "música contemporánea de la ciudad de Buenos Aires". Pero no era sólo eso: Astor provocaba a todos con su vestimenta informal, con su pose para tocar el bandoneón (actuaba de pie, frente a la tradición de ceñirse al fueye sentado) y con sus declaraciones que sonaban a reto.

La formación de la primera parte de los 60 fue, básicamente, el quinteto. Su público estuvo integrado por universitarios, jóvenes y el sector intelectual, si bien estaba lejos de ser masivo. Astor ya tenía fama de duro y bravo, de peleador, estaba en pleno período creativo y se rodeó de los mejores músicos.

Con Adiós Nonino, Decarísimo y Muerte de un Ángel comenzó a elaborar un camino de éxito que tendría picos en su concierto en el Philarmonic Hall de Nueva York y en la musicalización de poemas de Jorge Luis Borges.

En sus últimos años, Piazzolla prefirió presentarse en conciertos como solista acompañado por una orquesta sinfónica con alguna que otra presentación con su quinteto. Es así que recorrió el mundo y fue ampliando la magnitud de su público en cada continente por el bien y la gloria de la música de Buenos Aires.

Astor Piazzolla falleció en Buenos Aires el 4 de julio de 1992, pero dejó como legado su inestimable obra - que abarca unos cincuenta discos - y la enorme influencia de su estilo. En realidad, la producción cultural sobre Piazzolla parece no tener fin: se esparce al cine y al teatro, es constantemente reeditada por las discográficas y cobra vida en la Fundación Piazzolla, liderada por su viuda, Laura Escalada.

Os dejo con una de las mejores obras de este extraordinario compositor, Adiós Nonino.