lunes, 21 de abril de 2008

Café la Humedad

Cuantos de nosotros no tenemos un rincón a donde huir y regresar, desconectar y conectar, disfrutar y reír..

Os dejo con la letra de este tango del Polaco, Roberto Goyeneche.


Humedad...
Llovizna y frío...
Mi aliento empañael vidrio azul del viejo bar.
No me pregunten si hace mucho que la espero:
un café que ya está frío y hace varios ceniceros.
Aunque sé que nunca llega
siempre que llueve voy corriendo hasta el café,
y sólo cuento con la compañía de un gato
que al cordón de mi zapato
lo destroza con placer.

Café La Humedad, billar y reunión...
Sábado con trampas...
¡Qué linda función!
Yo solamente necesito agradecerte
la enseñanza de tus noches
que me alejan de la muerte.
Café La Humedad, billar y reunión...
Dominó con trampas.
¡Qué linda función!
Yo simplemente te agradezco las poesías
que la escuela de tus nochesle enseñaron a mis días.

Soledad de soltería...
Son treinta abriles ya cansados de soñar.
Por eso vuelvo hasta la esquina del boliche
a buscar la barra eterna de Gaona y Boyacá.
¡Ya son pocos los que quedan!
Vamos, muchachos, esta noche a recordar
una por una las hazañas de otros tiempos
y el recuerdo del boliche que llamamos La Humedad.