jueves, 17 de julio de 2008

Juan D’Arienzo, el Rey del Compás


Al maestro Juan D’Arienzo, le viene esta pasión por la música ya desde muy chico, a los 8 años ya deambulaba por conservatorios de música y fue durante su adolescencia que debutó con el pianista Angel D´Agostino en un conjunto llamado los ¨Ases del Tango¨.

En 1918 D´Arienzo conoció a Carlos Posadas, y así fue como comenzó a trabajar en la orquesta del Teatro Avenida. Ya ligado al ámbito teatral organizó el sexteto D´Arienzo-D´Agostino.

Podemos decir que hasta mediados de 1935 D´Arienzo no consiguió un éxito mayor, ya que fue entonces cuando incorporó a su grupo al pianista Rodolfo Biagi, fue así como conquistó un estilo propio que convirtió a D’Arienzo en el “rey del compás”. Biagi impuso desde el teclado un estilo personal, picado, más veloz que el resto de las orquestas, un estilo para bailar.

El “pero” de D´Arienzo fue descuidar la parte cantada y subordinarla a la rapidez y marcación orquestal. En su estilo predomina la música, porque la música de D’Arienzo esta hecha para bailar.

Desde mi punto de vista personal, la pieza que más disfruto tanto al oírla como al bailarla, de este gran compositor, director y violinista, es la Cumparsita (de entre todas las cumparsitas, claro está!), porque no podemos olvidarnos de piezas fabulosas dentro de los diferentes estilos como El Flete, Corrientes y Esmeralda, Milonga de mis Amores, Amor y Celos, y muchísimas más!

Fuera del mundo tanguero, a cualquier persona que le digas, tararéame un tango…lo que te acaba cantando es esto,…Para todos aquellos que me leen (y no son tangueros) y creíais que no conocíais La cumparsita, pues bien..Sorpresa! este tango es mundialmente conocido.

Os dejo con una reliquia tanguera, en la que podréis ver como cada bandoneonista de la orquesta de D’Arienzo se deja los dedos en cada compás. Realmente espectacular.
Esta cumparsita la dedico a mi particular Rey del Compás.