martes, 22 de marzo de 2016

¿Y por qué con minifalda?

Ha pasado tanto tiempo desde que dejara de escribir, que no recuerdo la respuesta al título del post… ¿Qué mal no? Habrá que buscar la respuesta escribiendo de nuevo, no se me ocurre otro modo.

En realidad no es que quisiera dejar de escribir, porque en realidad nunca quise dejar de bailar, acciones que para mí, iban de la mano, casi significaban lo mismo,  y digo casi, porque los que me seguíais sabréis que muchos de mis posts iban relacionados directamente con escapadas tangueras, milongas, festivales, o experiencias relacionadas directamente con el tango, upss lo dije: el tango.

Casi hasta lo escribí con miedo. Porque sí, con miedo es como me enfrento a él, quizás es temor tras unos fallidos encuentros con él en este espacio pasado atemporal, sin escribir, sin casi bailar, sin mucho sentir en consecuencia.

En este periodo, mi mente no paró de pensar, como si bailase, como si todavía escribiera, flaco favor a la mente, que se le engaña con un caramelo, dicen no?

Un día escuchas algo interesante en la radio, lees una noticia (una buena noticia), ves a una persona especial, aprendes algo nuevo, descubres algo en ti que habías olvidado que seguía ahí, te unes a un grupo desconocido para ti y…disfrutas,… y entonces, te paras a pensar…. ¿Ana estás ahí?

Es ahora que siento que debo seguir aquí para recuperar ese yo que vine a buscar, con el que me estoy encontrando y con el que quiero seguir de la mano y con pasión, la pasión que siempre acompañó a estas letras, pasión por reencontrarme con mis raíces, con mi familia, con mi gente, conmigo misma, con Ana, la de la minifalda.  

Ah…empiezo a recordar…