miércoles, 18 de mayo de 2016

Querer y no querer

Un texto extraído y versionado, de otro leído e imagino que también modificado en su origen, pero con el mismo trasfondo:

Queremos tener a alguien con quien almorzar los domingos, con quien quejarnos los lunes, con quien comer pizza los martes y que nos desee buenos días los miércoles. Queremos llevar acompañante a las bodas a las que nos inviten. Pero somos de la generación que no quiere relaciones.
Competimos por ser el más indiferente, el de la actitud más apática y el menos disponible emocionalmente. Y acabamos ganando en la categoría el que acabará solo.
Queremos coquetear, pero no tener conversaciones serias; queremos promesas, pero no compromiso real; queremos celebrar aniversarios, pero sin los 365 días de esfuerzo que implican.
Queremos que nos barran los pies, pero, al mismo tiempo, seguir siendo independientes y vivir con seguridad y a nuestro aire. Queremos seguir persiguiendo a la idea del amor, pero no queremos caer en ella.
Queremos amigos con derecho a roce, "mantita y peli". Queremos todas las recompensas sin asumir ningún riesgo, queremos todos los beneficios sin ningún coste. Queremos sentir que conectamos con alguien lo suficiente, pero no demasiado. Queremos comprometernos un poco, pero no al cien por cien.
Cuando parece que la cosa empieza a ir en serio, huimos. Nos escondemos. Nos vamos. Hay muchos peces en el mar. Siempre hay más oportunidades de encontrar el amor. Pero hay muy pocas de mantenerlo hoy en día...
Queremos descargarnos a la persona perfecta para nosotros como si fuera una aplicación nueva; que puede actualizarse cada vez que hay un fallo, guardarse fácilmente en una carpeta y borrarse cuando ya no se utiliza.
Queremos un cuerpo, no una pareja. Queremos a alguien que se siente a nuestro lado en el sofá mientras navegamos sin rumbo fijo por las redes sociales y abrimos otra aplicación para distraernos de nuestras vidas. Queremos que nos necesiten, pero no queremos necesitar a nadie.
El problema de que nuestra generación no quiera relaciones es que, al final del día, sí que las queremos.



lunes, 16 de mayo de 2016

Estoy aquí ¿no ves?

Si tú no vuelves 
se secarán todos los mares 
y esperaré sin ti 
tapiado al fondo de algún recuerdo 

Si tú no vuelves 
mi voluntad se hará pequeña... 
me quedaré aquí 
junto a mi perro espiando horizontes 

Si tú no vuelves 
no quedarán más que desiertos 
y escucharé por sí 
algún latido le queda a esta tierra 
que era tan serena cuando me querías 
había un perfume fresco que yo respiraba 
era tan bonita, era así de grande, 
no tenía fin... 

Y cada noche vendrá una estrella 
a hacerme compañía 
Que te cuente como estoy 
que sepas lo que hay. 
Dime amor, amor, amor 
estoy aquí ¿no ves? 
si no vuelves no habrá vida 
no sé lo que haré 

Si tú no vuelves 
no habrá esperanza ni habrá nada 
caminaré sin ti 
con mi tristeza bebiendo lluvia 
que era tan serena cuando me querías 
había un perfume fresco que yo respiraba 
era tan bonita, era así de grande 
no tenía fin... No tenía fin 

Y cada noche vendrá una estrella 
a hacerme compañía 
Que te cuente como estoy 
que sepas lo que hay. 
Dime amor, amor, amor 
Estoy aquí ¿no ves? 
Si no vuelves no habrá vida 
no sé lo que haré... 




domingo, 8 de mayo de 2016

Viaja más

Viaja más. 

Si te vas a empeñar en algo, empéñate en irte, cada vez que puedas y cada vez por más tiempo. 

Sigue los mismos sueños, haz los mismos planes, emprende los mismos proyectos y comete los mismos errores si quieres, pero viaja más. 

En los próximos años te van a distraer ideas, sentimientos y personas. 
Aférrate al plan sé lo que digo.

Invierte en viajar, que es invertir en vivir. 

Usa lo que te ganes para alejarte de vez en cuando, que no puede haber perspectiva sin distancia. 

Ve y regresa, y vuélvete a ir. 

Créeme que nada te va a dar momentos de mayor felicidad.

Viaja joven, las circunstancias no harán más que complicarse luego. 
Viaja lejos y viaja cerca. 
Viaja con tu gente más querida, viaja solo, viaja soltero. 
Solo después viaja en pareja, nada pone a prueba el amor como viajar juntos.

Camina, camina, camina. 

Gástate los pies corriendo calles nuevas, piérdete sin miedo, habla con desconocidos, escucha todas las historias, haz todas las preguntas.

Come solo, come con gente, come sin prisa. Come allí lo que nunca vas a comer aquí. Lo caro y lo barato, lo verde y lo rojo, lo duro y lo espeso.

Exprime cada día y cada noche. 
Emborráchate al menos una vez en cada ciudad. 
Prueba todo lo que no te mate.

Haz el ridículo, enamórate por unos días, ama en otro idioma, habla en otras lenguas, toca la gloria.