domingo, 12 de abril de 2009

El Giro a Italia



Hace casi seis meses que mi cabeza transportaba mis pies a pistas de baile donde se respirase tango, no sabía exactamente donde, pero allí estaba, sentadita en una mesa esperando a ser sacada, escuchando el Flete y con los pies inquietos por bailarlo; no más de tres meses cuando me decidí embarcarme en este viaje, gracias a la inspiración de unos buenos amigos y sus excelentes recomendaciones; y, tan apenas uno desde que regresé, como a mi me gusta...con los pies destrozados y el corazón contento; no quisiera esperar mucho más en recordar todos los detalles, ni los lugares, ni las sensaciones que durante esos diez días experimente en Italia, ni sobre todo las personas que han hecho posible que yo me decidiera y disfrutara como así lo hice, especialmente ahora, que tras estos duros momentos que se están viviendo en la costa de Abruzzo y concretamente en la ciudad de L'Aquila, hace que recuerde con mucho más cariño la hospitalidad de toda la gente que allí conocí, y a mis amigos de Pescara Alessandro y Laura que tan bien me trataron.

Podemos decir que empecé el viaje regateando unos 5 Kg. extra de mi maleta al encargado del aeropuerto de Zaragoza, que finalmente logré salvar :-) , pero es que... diez días de turismo y milongas por Italia bien requieren su equipaje oiga! Que es muy dura la vida de las milongueras..., que si los vestidos, que si los tacones,...casi casi tengo que pagar peaje por subir a los trenes también!

Las ciudades en ruta eran Bérgamo, Roma, Bolonia y Milán.
La primera de ellas, Bérgamo, jueves 5 de abril: aunque en mis planes era ciudad de paso, se sumó como bienvenida a la misma, una impetuosa tormenta que me hizo, además de mantener parte de mi equipaje fresquito durante 2 días, guardar reposo la primera noche. Sin saberlo, de este modo guardé energía para la primera milonga en la noche del viernes 6 que, ya en Roma, y pese a las casi 5 horas en tren, y el cansancio acumulado del viaje, resultó ser el mejor de los comienzos en este “giro” italiano.

Viernes noche, 22 h., Milonga Cascabelito lugar algo alejado del centro, por lo que por mi desconocimiento de la zona, llegué un buen rato antes del comienzo, lo suficiente para conocer en la espera a la que sería mi compañera inseparable de milongas ese fin de semana en Roma: Manuela. Otra loca de las milongas como yo, Napolitana y encima hablaba español!! Para mi primer día en el que mi oídos todavía no estaban dados al idioma, me vino de perlas...de cada 10 palabras 6 en español, que más podía pedir??, nos apresuramos en conocernos en esos momentos previos a la milonga , porque ambas llegamos con unas ganas tremendas de bailar y porque desde las 23h que comenzó, hasta las 4 que nos fuimos de allí, podemos decir que pocas tandas se quedaron sin bailar!! Todo el mundo pensaba que éramos, o bien amigas o hermanas, el que sacaba a la una, luego a la otra, y viceversa, pensarían... “ ¡para que no se enfaden entre ellas! “.



Un saludo con cariño al organizador Lamberto y a Luigui, nuestro protector por las calles de Roma y excelente bailarín.

Lugar acogedor, buen nivel y mejor música, bonito recuerdo del lugar.


Al día siguiente tocaba turismo por lo alrededores de Roma y mis amigos de Pescara, se encargaron de llevarme a todas partes como a una reina. Visitamos Villa Del Este y Villa Adriana, y terminamos el día con unos macro helados y una cena espectacular cena degustación de delicatessen romanas en el centro de la ciudad.











Esa noche, entre la copiosa cena y el monumental atasco en la zona de la milonga prevista (finalmente cerrada ese día), terminamos en la segunda opción, sábado día 7:




Il Giardino del Tango
Lugar agradable y buena música, y aunque nos dijeron que era algo caótica para poder bailar, debido a la hora a la que llegamos, la verdad es que hubo de todo menos problemas de espacio en la pista. Noche milonguera corta, pero finalmente se bailó tango.




Domingo 8, había que descansar los pies ya que el día pintaba duro, mañana de turismo, y tarde de siesta para dalo todo nuevamente en la milonga Barrio Tango, que esta vez comenzaba a las 7 de la tarde! (foto)
Con cena y actuación de lujo incluidas, de la mano de Claudio Forte y Bárbara Carpino.



Os dejo un video suyos en la milonga Barrio (en cuanto tenga listos los mios, lo cambio!...




Entre las personas que conocimos, apareció un tanguero que había estado de ruta de milongas por España y había pasado por Zaragoza, un saludo a Pietro, el mejor bailarín de milonga con traspié! También le mando desde aquí un saludo a Carlo, por la información a cerca de esta milonga, que tanto nos gustó!

El lunes 9 Roma quedaba atrás, y el siguiente destino era Bolonia, excelente ciudad para bailar tango, e inmejorable destino para disfrutar de sus calles, sus colores, sus gentes y su comida; y pese a que un lunes y un martes no eran los mejores días para disfrutar de sus milongas, en búsqueda de el único lugar en el que se armaba una milonga un lunes a las 10 de la noche, marché con mi mapa y mis tacones, momento que dota a cada búsqueda de una milonga en un lugar desconocido, de un especial “no se qué” hasta que llegas y encuentras lo que buscas..o no!! En esta ocasión, me hallaba buscando la milonga Zo Café, recién inaugurada, y que la noche en que la visité, estaba destinada a un show-cabaret, muy divertido...pero nada de tangos!!?!



Reservé fuerzas para el martes 10, y tras la cena compartida en la hostería del Orso con mis recién encontrados amigos, Emilia y Amadeus me dirigí a la milonga de La Scudería, en pleno centro universitario de la ciudad, en la plaza Verdi, lo que podría ser el punto para el perfecto botellón en cualquier ciudad española, lugar enorme y bien dividido, entre mesas para cenar, barra para tomar unas copas, zona futbolera, tv., clases de tango y.. la milonga al fondo!





Mientras esperaba que terminaran las clases que se impartían hasta la hora de comienzo de la que iba a ser la única milonga que iba a disfrutar en la ciudad, no se ni como, ni porque acabé charlando con un profesor de tango de una ciudad de los alrededores de la ciudad, un antiguo residente en mi querida Holanda, su acento italo-duch, cuando menos curioso, y su simpática amiga, recién iniciada en el tango y en un intensivo curso de español, para irse a BsAs en breve, nada más y nada menos que tres meses! Savino, Mauricio y Beatrice. La verdad, es que no nos conocíamos de nada, pero descubrí tanto en común con los 3, que no pudimos por menos que tras la milonga irnos de fiesta un rato.....un martes, un rato¿?¿!! un martes?

Tengo especial debilidad por un tema musical, (Shigeru Umebayashi, Yumenji’s Theme) que desde la primera vez que lo escuché siempre había deseado bailarlo ( como un tango ), nunca pensé escucharlo en una milonga por otro lado. Pues bien, ocurrió en Bolonia, en la Scudería y fueron los mejores 2,29 minutos bailados en esa ciudad, no recuerdo con quien, si recuerdo el como, solo oía la música.

Llegó el Miércoles 11 y Milán esperaba mi llegada. La milonga Café Caribe, estaba en la lista para ese día, de nuevo, mapa, tacones y nervios, allá vamos!

La presencia de cualquiera de los hermanos Zotto, eleva el caché de una milonga, esa noche al igual que la última en Roma, tuvimos el privilegio de contar con su presencia.
Lugar grande, buena música, bonita decoración pictórica y gente muy agradable, un saludo a los 2 Hernanes que andan milonga tras milonga con su show room de zapatos de tango.






Me dedico a conocer Milán a fondo, y la noche del jueves toca reposo, los 15 grados de diferencia respecto a Roma, causan estragos y el inicio de un pequeño resfriado, me deja k.o. por una noche. Toca descanso (era la ley de cada ciudad, un día no se baila...no fue mal ehh!!)
Así tanto el Viernes 13 como el Sábado 14, última milonga había que darlo todo!! Y así fue, dos de los mejores lugares en Milán para bailar tango me estaban esperando, el viernes 13, la milonga Tangoy, instalada en el 140 de viale Monza, justo al lado de un antiguo Cabaret, reformado para lo que en la actualidad acoge el Zelig Cabaret, lugar para que humoristas y cantantes realicen actuaciones que podríamos definir como una mezcla entre el club de la comedia y el Plata.






Y el Sábado 14 la última milonga del viaje: La Mariposa





Lugar increíble, además de por su elegante decoración, por el nivel de sus milongueros, llegados allí de todas partes de Italia, nada más entrar, unas 50 mesas, todas reservadas....., menos mal que me tuve que sentar poco esa noche..jeje.





Muchos me han preguntado, sobre que ciudad tiene la mejor milonga y donde se bailaba mejor, no se puede contestar a eso, al menos yo no tengo una respuesta. Pero de cada ciudad me quedo con u bonito recuerdo de un lugar, un estilo y una orquesta bailados y por supuesto, difrutados.

En Roma, una milonga de Morgado bailada en Barrio tango, de Bolonia, con el tema de Shigeru Umebayashi en la Scudería, y de Milán un Pugliese bailado en la Mariposa. El video resumen del viaje intenta adaptar estos 3 temas a las 3 ciudades..., más o menos! No todo fue tango como podréis ver, y aunque sinceramente creáis que el tango ha sido la excusa perfecta para este viaje, no es así!........sino, que este video es la excusa perfecta, para justificar los tangos que iba buscando y que encontré.


8 comentarios:

María dijo...

Se nota la alegría de ese viaje y provoca sana envidia. Afortunadamente compartes experiencias y algo nos llega.
Echo en falta saber italiano solo por pasear por el idioma como si fuera un paisaje. Afortunadamente el tango, como muy bien dice Alonso Cordel "es el nuevo Esperanto".
Abrazo
María

Anónimo dijo...

muchas gracias por tus palabras en mi blog...afortunatamente no tengo familia ni amigos de Abruzzo aunque me duela como si fuesen todos conocidos míos.


qué bonito viaje y qué bonito resumen!

me ha encantado Ana y me gustaría mucho saber más y más.

Aunque no hayas estado en mi ciudad (donde también hay muchísimo Tango) tus fotos y tus palabras me saben y huelen a "mi" tierra que tanto añoro.

A ver si pronto te vienen a ver amigos amantes del tango de ahí!

un beso y espero verte en el próximo Transpirenaico!


un beso

Emi

Anónimo dijo...

Hola Ana! Por fin sabemos de ti.

gracias por tus palabras en mi blog. afortunadamente no tengo familia ni amigos en Abruzzo pero me duele muchísimo lo que ha pasado.

Qué bonito viaje y qué bonito resumen!
aunque no hayas estado en mi ciudad (donde también hay mucho mucho tango) tus palabras, tus fotos y esos lugares huelen y saben a mi tierra querida que tanto añoro.
A ver si te vienen a ver amigos tangueros italianos aquí en tu ciudad ¿te parece?
Me gustaría saber más de esta experiencia que has vivido...a ver si pronto tomamos un café con las otras chicas!

Espero verte en el próximo transpirenaico y espero que el olor que se respire aquí sea tan bonito como el que nos acabas de contar!

besos

emi

Ana Chéliz dijo...

Hola chicas!
Si, afortunadamente el tango es un lenguaje universal...mucho más de lo que la gente imagina!

Gracias por vuestros comentarios, me alegra transmitir la alegría del viaje María.

Em es normal echar de menos tu tierra además, en estos momentos tan difíciles para muchos italianos Emi.

Nos vemos en el transpirenaico!

un abrazo a las 2

Bailongo dijo...

Sono contento che godrete il giro tango in Italia, e che le mie raccomandazioni si sono rivelati utili.
Immagino che i milongueri italiani anche saranno più felici che io...
Saluti per l´anonimo Emi.

Ana Chéliz dijo...

Ciao Bailongo! muchas gracias por tus recomendaciones! la verdad es que sin ellas no hubiera sido lo mismo!! Un abrazo

Bailongo dijo...

Bueno, Anita se ha revelado como una buena milonguera-reportera, que además va dejando por ahí el pabellón bien alto,...segun me cuentan.
Ti mando tanti baci.

Ana Chéliz dijo...

Bailongo muchas gracias! siempre tan alagador!! a ver si nos vemos pronto! Un abrazo